• info@aipaf.com

Author Archives: admin

  • 0

La filosofía de formación de Johan Cruiff

 

Johan Cruijff esta reconocido por su visión sobre el fútbol atractivo y dominante, pero poca gente conoce su filosofía de formación. En los últimos cinco años Wim Jonk y yo tuvimos el honor de captar esa filosofía y desarrollarla tanto en teoría como en practica convirtiéndola en un método integral y holístico que tiene valor para las futuras generaciones de futbolistas.

El mundo de fútbol esta cambiando rápidamente. Nuevos mercados gigantes se están abriendo como China, India y los EEUU. El fútbol se esta convirtiendo cada vez mas en un juego que se parece mas al ajedrez en el que la calidad defensiva y física  mejorada hace que ya no existan países débiles. No obstante se esta creando una distancia económica y deportiva cada vez mas grande entre los mejores clubes en Europa y “el resto”. En general los presupuestos de los clubes  mas ricos están subiendo. A la misma vez hay cambios importantes en la sociedad que afectan a todos los demás clubes. Aunque con dinero se compran jugadores, si no tienes ese dinero se debe encontrar otra forma de obtenerlos. La formación de jugadores es la sangre que corre a través de las venas del mundo futbolístico. Por lo tanto tenemos que darnos cuenta de los cambios sociales que afectan el comportamiento de los jóvenes de hoy en día. Primeramente la tecnología tiene un papel muy importante causando no tan solo un descenso de la actividad física de la juventud sino también, en combinación con empeoramiento de su nutrición, obesitad entre jóvenes. Además el uso intensivo de tecnología afecta la manera en que los jóvenes aprenden. Otro factor importante en los países nórdicos de Europa es que el fútbol de calle esta desapareciendo. Es decir estamos perdiendo el juego libre y la practica auto-regulada que siempre ha sido un ingrediente impecable para el desarrollo de los jugadores de élite en la historia de fútbol.

Mientras que en el mundo del fútbol invirtamos miles de millones en fichar a jugadores y a la construcción de facilidades cada vez mas modernas, estamos olvidando de invertir en la formación. La pregunta que todavía me hacen frecuentemente es: ¿qué sentido tiene formar? Los súper talentos no se crean sino son nacidos.”   Y siempre tengo dos respuestas  que están basadas en la lógica y observación empírica. Sabemos gracias a muchos años de investigación científica que el debate naturaleza versus crianza no ha tenido ganador. La conclusión en este momento es que tanto factores genéticos como factores ambientales influyen en el desarrollo de talento. Podemos estimar que el 60% pertenece a los genes y el 40% se debe al ambiente. Observación empírica nos dice que los clubes que invierten absolutamente y/o relativamente la mayor cantidad de dinero en la formación tienen éxito respecto a la producción de jugadores competitivos que forman parte de la selección.  Por ejemplo el Ajax, el Barcelona y el Athletic pero también clubes menos conocidos como el AS Trençin, doble ganador consecutivo de la Liga y la Copa nacional Eslovaca, invierten en la formación y tienen un buen porcentaje de jugadores de la academia en sus selecciones y consiguen buenos resultados.

Si podemos concluir que formar tiene sentido, la siguiente pregunta es ¿ en que ambiente de aprendizaje debemos formar? Se pueden distinguir dos perspectivas principales del desarrollo de talento en el fútbol: el paradigma del equipo y el paradigma del jugador. El primero es el actual paradigma en el mundo de formación  y centraliza el desarrollo del equipo.  El segundo centraliza el desarrollo del individuo. En el paradigma del equipo los jugadores forman parte de un equipo que esta construido basándose en la fecha de nacimiento (grupo de edad). Cada año el jugador progresa a otro equipo y el método de aprendizaje se basa en progresiones anuales. Esta perspectiva ha contribuido a crear muchos jugadores fantásticos. Pero tenemos que tomar en cuenta que ellos, sin excepción, hicieron un esfuerzo tremendo para mejorarse técnicamente fuera de los cuatro muros del club. Como hemos concluido que los cambios en la sociedad disminuyen la calidad y cantidad del autodesarrollo de la formación técnica y física, necesitamos compensar esa perdida.

Esta compensación es posible a través del paradigma del jugador. En este paradigma todo el ambiente de aprendizaje es organizado alrededor del jugador. El jugador es una persona, un humano, un sistema abierto. El objetivo de la academia es ‘producir’ el futbolista total (un concepto de Cruijff) en los aspectos técnicos, tácticos, físicos y mentales (comportamiento, cognición).  El jugador pasa por un proceso biológico de 6 a 19 años en donde la clave del desarrollo del jugador es el desarrollo de su cerebro.  El proceso tiene subidas y bajadas, tanto por factores internos (técnicos o físicos ) como externos (desafíos sociales). El proceso biológico del crecimiento de futbolistas es non-linear.

“Nunca he visto a un equipo haciendo su debut, siempre son jugadores individuales”

Johan Cruijff

Aunque el paradigma del equipo ha traído resultados, es menos apto para un proceso non linear. También esta comprobado científicamente que perdemos talentos en nuestras academias. Talentos que después de años aparecen en la élite del fútbol mundial, o se pierden para siempre. La comprobación está en el fenómeno que se llama el efecto de la edad relativa que consiste en la menor presencia en un ámbito determinado de los nacidos en los últimos meses del año.

En el Champions y en La Copa del Mundo, la distribución entre jugadores nacidos entre enero y junio por un lado y jugadores nacidos entre julio y diciembre por otro es mas o menos 55%-45%. Al contrario en la formación profesional esta distribución es 75%-25%. La explicación es que hay dos ventajas que existen en la juventud: cuando un jugador nace en enero y otro en diciembre del mismo año el primero tiene una ventaja física por que es casi un año mayor. Además tiene una ventaja de entrenamiento acumulado de un año mas. Estas ventajas desparecen cuando los jugadores llegan a ser adultos.  Hay dos motivos principales que causan que los jugadores que tienen mas calidad actual sean preferidos a los que tienen mas calidad potencial y es el motivo económico y el motivo de motivación intrínseco del entrenador. La diferencia entre los sueldos de entrenadores en la formación y en el fútbol profesional de los primeros equipos es tan grande que hay un estimulo para entrenadores formadores de subir a equipos superiores. Es comprensible y lógico. Además hay entrenadores formadores que tienen la ambición de ser entrenador de un primer equipo adulto. Ningún problema tampoco. ¿Pero cómo se sube de la academia a un primer equipo? Pues en el paradigma del equipo es sencillo: si ganas la gente se fija en ti, y por eso seleccionas los mejores jugadores de ese momento particular, y si el club te promociona, es un estímulo para los demás entrenadores para ganar. El ganar, como Cruijff dijo es algo que esta dentro del alma de juego y así también dentro de cada jugador, pero el ganar nunca tiene que ser el principal objetivo de un formador.  En el paradigma del jugador cuenta solamente una cosa: ¿como podemos usar el partido del sábado como medio para mejorar cada jugador? Las decisiones que se toman desde el punto de vista de esta perspectiva pueden ser totalmente distintas y es más, pueden provocar una derrota. Subir al mejor jugador de sub 15 a sub 16 es malo para el sub 15 pero bueno para el jugador, mover al defensor central al medio campo para mejorar su ritmo y toma de decisiones puede ser malo para el equipo pero bueno para el jugador etc.

Cuando Cruiff tenia 16 años su formador Jany van der Veen le mando a un club de atletismo por que ya sabia que con 17 años Cruijff haría su debut en el primer equipo del Ajax y necesitaba un poco mas de fuerza y velocidad. Esa decisión del formador era mala desde el punto de vista del U17 pero para el individuo Cruijff la mejor decisión.

Si añadimos la perspectiva del jugador a nuestra tradicional manera de acercar la formación es probable que veamos mas desafíos y posibilidades para  mejorar a nuestros jugadores. Esas posibilidades consisten en la organización, los métodos de entrenamiento y el manejo de los recursos humanos entre otros. El hecho que apenas no se producen atacantes nos tendría que abrir los ojos.

Yo estoy convencido que hay mucho por ganar y que podemos cooperar para crear ambientes de aprendizaje óptimos y seguros.

Ruben Jongkind, Mayo 2016


  • 0

La palabra líder está devaluada, no todo es liderazgo

Hoy en día hay mucha literatura sobre liderazgo y ésta empieza a ser ya una palabra manida que poco a poco va perdiendo fuerza. Quizás por esa razón sea necesario hacer una reflexión sobre el sentido y la razón de ser del liderazgo hoy en día en nuestras organizaciones.

Han sido muchos los apellidos que se han ido poniendo al liderazgo, desde aquellos liderazgos democrático, autoritario y laisser fair a un liderazgo transformacional, que buscaba el desarrollo y empowerment de las personas.

En los inicios del siglo XXI, Freddy Kofman propone una nueva visión del liderazgo centrada en el autoconocimiento; es el liderazgo consciente, que conjuga tanto fuentes de Oriente –mirar el mundo de dentro a fuera- como de Occidente -mirar el mundo de fuera a dentro-.

A estas ideas se une el liderazgo compartido que busca potenciar la inteligencia colectiva y la horizontalidad en las organizaciones.

Sin embargo, aunque la teoría nos ofrece muchos tipos de líderes ¿qué pasa en la práctica? Sufrimos un momento sin líderes a nivel político, social y educativo y quizá esta ausencia se deba entre otras cosas a que no hay nuevas ideas ni nuevos compromisos, porque no hay renovación y al final, todo suena a lo mismo. En mi opinión, la palabra líder esta devaluada, parece que cabe todo y no todo es liderazgo.

Cuando esta situación se sucede en entornos sociales, políticos y educativos también ocurre en todo lo demás y el mundo del deporte no se queda fuera, porque es un hito social que pertenece a todos esos ámbitos. Por ejemplo, en el Mundial de México 86, ¿Maradona era el líder? Todos decían que sin Maradona no hubieran ganado. ¿Esto es propio de un líder? ¿El papel de un líder es este? ¿Qué hace un líder? y ¿qué pasa cuando un equipo pierde de repente el referente que mete los goles? ¿Qué ha dejado? ¿Qué soporte ha quedado para que el equipo  juegue bien, a lo mejor no mete tantos goles, pero sigue siendo un buen equipo?

Algo que me parece importante si catalogamos a alguien de líder es que las acciones de liderazgo tienen que sostenerse en el tiempo, porque un liderazgo verdadero deja huella. Uno se da cuenta que con alguien ha aprendido cosas que le sirven para siempre. Y por supuesto, no podemos olvidar la dimensión social del líder. Éste está comprometido con su equipo y está comprometido con permitir que ese equipo crezca, se transforme y afronte los retos con los que se ha comprometido.

En el mundo del deporte, muchas veces se confunde éxito y liderazgo y no son lo mismo, hoy enfocamos a la figura del líder, como la persona que tiene más éxito mediático y, por el contrario, la función del líder es otra.

Llamamos liderazgo a muchas cosas que no lo son. A veces ponemos la carga en lo que pensamos que deben ser ciertas actitudes de líder sin entender qué se está liderando. Si no se comprende el liderazgo, los líderes que aparecerán también serán líderes que no están atendiendo a la necesidad real de una organización o equipo, porque no se está comprendiendo dónde tiene que enfocarse su liderazgo.

El líder aparece en un contexto de necesidad, de cambio, un escenario complejo… la complejidad de las situaciones críticas son el caldo de cultivo donde los líderes emergen para llevar a una organización a que responda a esa sociedad critica. El líder tiene la capacidad de actuar sobre un sistema para responder a un reto, a una necesidad de cambio y crear en esa respuesta acciones perdurables en el tiempo; esos son los líderes. Si hablamos de líderes y procesos de liderazgo hablamos de Transformación, Perdurabilidad en el tiempo y Acción social.

Las Organizaciones como los clubes de fútbol, son organismos vivos, que va  modelándose a través de un proceso que nos lleva a definir lo que estamos modificando, un proceso que poco a poco va consolidándose y al que hay que continuar dando forma con la vinculación diaria, creando un modelo, un estilo propio que represente al club.

En todo este proceso de evolución organizacional, el liderazgo ejercido por las personas es el principal motor de cambio.

Finalmente, ¿qué tipo de liderazgo es el que hoy puede transformar y  crear condiciones que permitan crecer y construir equipos competitivos? Tengo muy claro que es el liderazgo que se vive en primera persona, con sus luces y sus sombras, que se vive como un proceso vivo, que está vinculado y es coherente con mi manera de estar en el mundo. Eso es lo que da estructura al liderazgo, si no será un liderazgo estéril.

Un líder que tiene pasión, transmite la pasión; un líder que tiene amor, transmite amor; un líder frustrado, transmite la frustración.

María Ruiz de Oña

AIPAF


  • 0

Desarrollar talento. ¿De qué hablamos?

Cuando nos proponen entrar en un Club donde el foco es el desarrollo del talento, pensamos sí estamos preparados, es más podemos pensar que quien mejor que nosotros lo va a hacer.

Estar preparado no creo que sea el punto de partida si vamos a formar jugadores, el lugar desde donde afrontar es otro, que pasa más por comprender qué realidad tengo delante. Os presento algunas distinciones sobre esta realidad:

  • Cuando entras a trabajar en un club de alto rendimiento donde el foco es el desarrollo del talento, no podemos ir pensando que con mi experiencia como jugador o como entrenador ya vale. Desarrollar talento me obliga a ir más allá de mis competencias. Nos exige más de lo que uno sabe.
  • La mayoría de nosotros pensamos o hemos pensado alguna vez que estamos preparados para desarrollar talento o formar jugadores, es más pensamos que nuestra propuesta es de gran valor. Sin embargo, creo que partir de la premisa “estoy preparado” en mi opinión es una premisa equivocada y no juzgo que esté o no preparado pero el planteamiento inicial hoy en día es otro. No se trata tanto de estar preparado para desarrollar jugadores sino de estar abiertos a comprender la realidad que tengo delante.
  • El desarrollo del talento es algo inacabado. Si vamos en la condición de expertos estamos limitando el desarrollo del jugador. Porque entonces trabajamos desde yo ya sé todo y te voy a enseñar. Porque trabajo desde mis aprendizajes pasados no desde las posibilidades futuras que puedan ir apareciendo en el jugador.
  • Desarrollar talento es una tarea colectiva. A veces, hay un entrenador o un coordinador que tiene una visión de desarrollar jugadores. Sin embargo, el desarrollo de talento es algo de mayor calado, es una reflexión macro que abarca a toda la organización. Desde una perspectiva organizacional,
  • Los entrenadores tienen que tener claro para qué y para quién trabajan; los clubes necesitan establecer un enfoque común, donde los entrenadores dejen de trabajar de forma individual y entiendan que ellos están allí para servir al club y no a la inversa. Ellos también tienen que darse cuenta de que son parte del proceso de desarrollo del jugador. Este es un momento crucial, donde algunos entrenadores se dan cuenta de que tienen que aprender a trabajar desde un enfoque común y, es aquí donde surgen sus resistencias al cambio, ya que estos nos hacen sentirnos vulnerables.
  • Para Desarrollar talentos no se trata sólo de juntar a los mejores profesionales, si no de que estos trabajen de manera conjunta. Los cuatro pilares básicos, el futbolístico, la Preparación Física, el área Médica y el área Psicológica-Personal no deberían existir separadamente, sino integrados en una acción conjunta. Si consideramos a estos soportes un fin en sí mismo, no evolucionaremos convenientemente. NO HAY LUGAR PARA LOS EGOS INDIVIDUALES. Los profesionales que trabajan alrededor del jugador necesitan entender que no son “el centro del universo”, que son parte de un sistema mucho mayor que ellos.
    • A su vez los entrenadores necesitan entender que también son parte de este sistema, lo cual no solo implica que soy parte de una organización sino que estoy al servicio de la optimización y mejora de de la misma; es decir, el entrenador está al servicio del crecimiento cualitativo y cuantitativo del club y no viceversa. Quiero enfatizar que cuando pertenecemos a un sistema, a veces sentimos que perdemos poder, y en efecto, lo perdemos. Otras veces tenemos miedo de perder conocimiento, y aquí es todo lo contario, lo ganamos.  En mi experiencia, la mayoría de los técnicos creen y se quejan de que pierden autonomía. Y es cierto, porque por el hecho de pertenecer a un sistema hace perder algo de tu autonomía, pero lo que nunca se pierde es la esencia de cada uno, el valor que cada uno posee. Su capacidad de comunicar y transmitir, de relacionarse, su capacidad de aprender y de enseñar. Esto es lo que necesita crecer y madurar en los entrenadores.
  • El desarrollo del talento no tiene atajos; es un viaje largo y sobre todo a través de uno mismo.
    • Para el desarrollo de talento o para el alto rendimiento hay que optar por la vía difícil si quieres un cambio real. En este viaje no caben atajos, no hay viajes cortos ni superficiales y con ello me refiero a los videos motivacionales, slogans, soluciones rápidas…
    • Muchos entrenadores, profesionales y psicólogos buscan recetas, compran tecnología, recopilan ejercicios, copian sistemas de juego de equipos profesionales y se aferran a las quickfix solutions, pero ni los ejercicios, ni el análisis de vídeos por sí solos desarrollan talento. Hay un gran vacío entre desarrollar personas y este tipo de acciones. La cuestión es que esta vía ‘difícil’ implica aprender y comprender.
    • Partimos del hecho de que existen miles de recetas sobre cómo desarrollar talento y el potencial de las personas; sin embargo, la mayoría de estas recetas se orientan a dar información técnica y teórica de gestión y se olvidan de desarrollar a la persona que “está y vive en ese proceso”.
    • Las recetas y las herramientas por sí solas no bastan para resolver este reto. Como cualquier instrumento, estas herramientas necesitan un usuario consciente, capaz de aplicarlas de manera efectiva y que pueda ajustar las ideas generales y abstractas a la situación particular y concreta que afronta.

Muchas veces el cumplimiento de estas premisas implica la transformación de la cultura de un club de fútbol. Sin embargo, primero se debe afrontar una transformación personal, porque la legitimidad para pedir que cualquier institución se transforme tiene veracidad cuando esta exigencia ha fecundado primero en uno mismo.

Todo esto nos confronta con nosotros mismos, con nuestros deseos y necesidades, con nuestras creencias y esquemas mentales, con lo que hacemos y como lo hacemos.  Por tanto, necesitamos revisar nuestros deseos y necesidades, nuestras creencias y lo que hacemos y como lo hacemos, no solo a nivel individual sino también colectivo.

María Ruiz de Oña

AIPAF

 


  • 0

¿Qué tipo de liderazgo nos está pidiendo el fútbol?

Para gestionar equipos de forma avanzada y alcanzar una elevada perfomance es necesario abordar tres claves de trabajo:

W- WIN

E- EMOTION

T- TERRITORY, TEAM, MY PROYECT, MY EXPERIENCE

W- Debemos preguntarnos las implicaciones que tiene GANAR y los escenarios de conflicto-posibilidad que se crean tanto para el entrenador como en el jugador cuando se gana o se pierde. Comprender y dialogar sobre las oportunidades latentes, siempre presentes, significa estar abierto al aprendizaje continuo.

¿Es lo mismo ganar que lograr un resultado a favor?

¿Qué papel juega en nuestro quehacer  los resultados (marcador)?

¿Qué pasa cuando nuestros intereses personales no coinciden con los intereses/necesidades del jugador?

El marcador por sí solo no es indicativo para realizar una valoración válida. Necesitamos un análisis cualitativo más  integral, que contemple más variables.

E- Debemos comprender qué EMOCIONES facilitan tanto en el entrenador como en el jugador la emergencia del talento y cuáles lo dificultan.

Emociones que bloquean el talento: miedo, rabia, culpa, tristeza….. son patrones emocionales que me limitan, me sofocan, no me dejan crecer.

Emociones que posibilitan el talento: confianza,  entusiasmo, pasión, energía… a través de ellas construimos espacios de aprendizaje y desarrollo, para que el jugador pueda salir de su zona de confort y expanda su potencial.

¿DESDE DÓNDE ACTÚO?

¿Qué pasa en mi experiencia vital como entrenador si me sitúo desde la rabia, desde el miedo, desde lo que falta?

¿Qué pasa en mi experiencia vital como entrenador si me sitúo desde los recursos que tengo, desde la oportunidad de desarrollo que puedo encontrar en cada reto que me toca afrontar?

 ¿Cómo me relaciono con el jugador desde las diferentes posiciones?

T-  Como entrenadores debemos preguntarnos ¿qué  tipo de TERRITORIO  construimos con el jugador?Debemos hacerlo comprendiendo cómo se construye ese territorio primero en uno mismo.

En la interacción entrenador – jugador, en lugar de focalizarnos en lo que te voy  a dar o en lo que tienes que hacer,  tenemos que poner la mirada en ¿qué escenarios estamos construyendo juntos? Esta posición genera confianza, compromiso y permite crear espacios en los que no solo se desarrolla el jugador sino también el entrenador.

LA TAREA DEL ENTRENADOR ES APRENDER ENSEÑANDO. CONOCER Y CONOCERSE, DESCUBRIR EL TERRITORIO Y DAR UN SENTIDO COMPLETO A LA IDEA DE GANAR.

  • Es un movimiento de dentro a afuera….es algo que tiene que ver con dar un paso uno mismo… (autoconocimiento: mis fortalezas, mis áreas de mejora)…
  • Empiezo por sincerarme y cuestionar en que/quien confío, que tiene valor para mí aquí y ahora, con que viajo en mi mochila, que me da seguridad, que me falta…
  • Continúo por construir una visión del entrenador que quiero ser, lo que aspiro, lo que me ilusiona y me abro a un estado de formación continua
  • Marco mis objetivos a corto plazo y empiezo a caminar, aprendiendo en la acción/reflexión….

Un entrenador que se construye con esta mirada protagonista y abierta al aprendizaje potencia sus recursos personales y actúa como una fuerza creativa en su medio, generando un entorno de alto rendimiento. En ese espacio aflora el talento y  la innovación. Competir entonces es un reto, una invitación y no una amenaza.

María Ruiz de Oña

SelfInstitute


  • 0

Dime cómo aprendes y te diré como entrenas

Usamos mucho la palabra aprendizaje para casi todo y no siempre que aprendemos estamos realmente aprendiendo. No todo es aprendizaje. Para que el aprendizaje surja tiene que haber unas condiciones.

La matriz de este programa está orientada a que los entrenadores cuando trabajan con los jugadores reconozcan e integren competencias claves: aprender a mirar lo que no se ve, llegar a un nivel de exigencia que el jugador entienda y acepte, a una comunicación abierta aunque no complaciente… y desde ahí ayudarles a construir un modelo de trabajo que les ayude a relacionarse con los jugadores y a crear interacciones de calidad que permitan el crecimiento del talento, y no lo obstaculice.

Es necesario que evolucionemos de un aprendizaje mecanicista (el jugador obedece) a un aprendizaje vivencial (el jugador comprende lo que hace desde sus vivencias). Se trata de conseguir la participación activa del jugador en su propio aprendizaje. Potenciar el aprender como opuesto al enseñar; por tanto, no se trata de que el entrenador llegue y diga qué hay que hacer. El objetivo es que el jugador se responsabilice de su aprendizaje y que reflexione sobre él, con el fin de que el jugador resuelva las adversidades y retos que el juego le propone a través de su comprensión.

Hoy en día los contextos han cambiado, y nuestros modos de intervención necesitan adaptarse a ellos. Esto implica que los entrenadores y psicólogos que trabajamos en torno al jugador necesitamos aprender también.

Ahora, aprendizaje implica cambio y el cambio implica una pérdida. Hay veces que no estamos dispuestos a perder aquello que nos ha dado seguridad. Nuestros modos de intervención retornan al aprendizaje mecanicista, donde normalmente sentimos tener todo bajo control. Pero ¿qué nos pide hoy en día el Alto Rendimiento?

Como decíamos en el anterior capítulo, para que el aprendizaje surja tiene que haber unas condiciones, que son las siguientes:

– CREAR ESPACIOS para interactuar, para compartir experiencias personales o profesionales a través del diálogo como medio de autoconocimiento

– APRENDIZAJE EN 1ª PERSONA; lo más importante es lograr que los entrenadores y jugadores hablen sobre sí mismos (lo que necesito…), porque cuando hablamos de nosotros es cuando hay posibilidad de cambio. Este es nuestro material de trabajo, porque cuando hablamos de nosotros mismos mostramos nuestro verdadero ser.

CAMBIO. Es importante entender el proceso de cambio: la satisfacción, la resistencia, la confusión, la mejora: ¿Dónde están ustedes en este proceso?

– AUTO CUESTIONAMIENTO – mudarse de la ZONA DE CONFORT. Es el valor para cuestionarnos a nosotros mismos y ponernos a prueba.

– LAS SOMBRAS. Es lo que no sabemos acerca de mí, lo que yo rechazo de mí, lo que me obstaculiza para aprender, para crecer, para seguir adelante.

Por todo ello, necesitamos entrenarnos en:

– Trabajar el territorio del no saber, porque eso es precisamente lo que tiene que crecer. Aprender a abordar este territorio tanto con los jugadores como con nosotros mismos requiere estar abiertos a aprender de nosotros mismos.

– Aprender a incorporar nuestras sombras: Reflexionar sobre todo aquello que desconocemos de nosotros mismos, que no reconocemos como propio, cuando actuamos sin darnos cuenta de lo que estamos haciendo, del acto en sí, de su motivación o de su consecuencia.

Cuando observas a un entrenador en un entrenamiento, ¿qué aspectos miras?

El grupo de entrenadores pone los aspectos alrededor de la imagen en post-it verdes.

Por otro lado, hay aspectos de este entrenador que no puede ver, pero que están presentes. El grupo pone los aspectos alrededor de la imagen en post-it naranjas.

Cada entrenador coge el aspecto con el que más se identifica. ¿por qué has elegido ese elemento? ¿qué necesita mejorar de ese aspecto? ¿quieres pedir a los demás, que te digan en qué se fijan cuando ven ese aspecto en un entrenador? ¿qué iban a ver en ti cuando miran tu comunicación?

Imagínese que usted es el entrenador que está en esta imagen. Deje el aspecto elegido en algún lugar en relación a la imagen. Hágalo desde la intuición. ¿cuál cree que es el lugar para este elemento en este espacio? Póngalo en algún lugar.

¿Qué puedes ver? ¿está cerca o lejos de la foto?, ¿hacia dónde mira?

¿Es esto correcto para usted o le gustaría que se mueva? ¿cuál es el movimiento que desea hacer? ¿se siente bien con esto? Por ejemplo, después de la reflexión anterior necesito poner el aspecto más cerca o más lejos ¿por qué? ¿qué significa este movimiento en su experiencia como entrenador? Por ejemplo, ¿qué significa cuando el elemento está muy lejos de usted? ¿qué sentido tiene con esto? ¿tiene sentido para usted?

* Este último ejercicio nos ayuda a salir de los esquemas mentales aprendidos desde donde siempre nos miramos.


  • 0

III International Congress of Applied Psychology Soccer (AIPAF)

Tags : 

TRAINING AND DEVELOPMENT COACH

Success coach depends on things that are not trained in the field

 May, 26, 27 and 28, 2016

Venue: DEUSTO UNIVERSITY (Bilbao)

 

Today, high performance sport is becoming more demanding, not only in terms of physical and tactical concepts, but in relation to other aspects that are sometimes less clear, such as creating relationships, transformation, management, personal growth, building projects. Moreover, what was once useful today  no longer serves us and not that it is bad, it is simply not useful. Today professional spaces around the player must be allowed to help them  surface/flourish more and to develop new resources.

Working with amateur and high performance athletes is a complex process, it is no longer just about “scoring goals”, we want the player to think, to understand the game, to communicate, to handle adversity, to channel their emotions, work within a team, i.e. we want players know to compete. But, are we creating opportunities to develop this? How Come? Am I developing me/myself? Actually, I facilitate ‘What This Is’? Many times, this challenge leads us to our limits as professionals, forcing us to expand our knowledge and understanding of where I am and where I need to be.

This involves looking at Learning as a value for those who work in the environment of the player: coaches, trainers, doctors, physiotherapists, managers, psychologists … Why do we need to learn today? What do we mean by learning? What are the axes of professional improvement? What are the axes that help to make us better?

When we have a need to improve something, we wonder what is going on? We feel lost and we do not know what to do. At first we cling to the mantra of “greater effort” but when the more of it does not lead to a better result, we are facing a nonlinear reality and therefore it is time to make qualitative changes, from how much (do more) to how (do differently).

The International Association of Applied Psychology in Football (AIPAF, National Register of Associations Group 1, Section 1 National Number 605634) and the University of Deusto organize the III International Congress with the aim of improving professional practices of all those who participated in the development players and optimizing performance.

The Third Congress CIPAF some thoughts about what we do and how we do on issues such as:

  •  The personal and sport growth as two indivisible aspects of the same process of development.
  • The real connection between player and coach, how to approach helps to understand each circumstance, being the leadership the most decisive variable for the value and health of the team.
  • If I as a coach can not connect with what I get will be very difficult to understand what is happening to another. Looking inward is an opportunity to be seized and enjoy.
  • To compete involves working the mental aspect, technical-tactical and physical and that all these factors are connected and interacting with others, most of the time around.
  • Psychologists are part of all these processes. How we are building as professionals face with it?

Communications Abstract submission:

Interested persons may submit an abstract of their communications (minimum 300 and maximum 500 words) before the day December 30,  2015 e-mail to the following address:

presidenta@aipaf.com

In summary, the following information must be included:

Communication –title

  • Name and surname of the author / authors
  • Professional address and / or personal
  • Contact telephone
  • Email address
  • Short biography (maximum 150 words).

Acceptance of papers will be notified on March 15, 2016

For additional information:
presidenta@aipaf.com

Organizing Committee:
María Ruiz de Oña, Unai Melgosa, AIPAF y Universidad de Deusto

Committee Scientific:
María Ruiz de Oña. AIPAF, Universidad de Deusto
Unai Melgosa. AIPAF
David Llopis. AIPAF, Levante U.D.
Dr. Luis Cantarero. AIPAF, Universidad de Zaragoza
Dra. Caterina Gozzoli. AIPAF, Universidad Católica de Milán, A. C. Milán
Christian Luthard AIPAF, Bayer Leverkusen


  • 0

III Congreso Internacional de Psicología Aplicada al Fútbol (AIPAF)

Tags : 

FORMACIÓN Y DESARROLLO DEL ENTRENADOR

El éxito del entrenador depende de cosas que no se entrenan en el campo

26, 27 y 28 de Mayo 2016

Sede: UNIVERSIDAD DE DEUSTO (Bilbao)

Hoy en día, el deporte de alta competición es cada vez más exigente, no sólo en lo referente a los conceptos físicos y tácticos, sino en relación a otros aspectos que a veces no son tan claros, como por ejemplo crear relaciones, transformar, gestionar, crecer, construir. Además, lo que una vez nos fue útil hoy ya no nos sirve y no es que sea malo es que simplemente no nos sirve. Hoy los espacios profesionales en torno al jugador tienen que permitir que afloren más y nuevos recursos.

Trabajar con deportistas amateurs y de alto rendimiento es un proceso complejo, ya no se trata sólo de “meter goles”, queremos que el jugador piense, que comprenda el juego, que se comunique, que maneje las adversidades, que canalice sus emociones, que funcione dentro de un equipo, es decir, queremos que sepa competir. Pero ¿Estamos creando espacios para poder desarrollar todo esto? ¿Cómo? ¿Lo estoy desarrollando en mí? Realmente, ¿Lo que yo facilito es todo esto? Muchas veces, este reto nos lleva a nuestros límites como profesionales, lo que nos obliga a ampliar nuestro conocimiento y comprensión de donde estoy y donde necesito estar.

Todo ello implica mirar el Aprendizaje como un valor para todos aquellos que trabajamos en el entorno del jugador: entrenadores, preparadores físicos, médicos, fisioterapeutas, directivos, psicólogos… ¿Por qué hoy en día necesitamos aprender? ¿Qué entendemos por aprendizaje? ¿Cuáles son los ejes de la mejora profesional? ¿Cuáles son los ejes que nos llevan a hacer mejor lo que hacemos?

Cuando nos encontramos ante una necesidad de mejorar algo, nos preguntamos ¿Qué está pasando? Nos sentimos perdidos, no sabemos muy bien qué hacer. En un primer momento nos agarramos al mantra de “redoblar el esfuerzo”, pero cuando el más de lo mismo no conduce a un mejor resultado, estamos ante una realidad no lineal y por tanto es el momento de realizar cambios cualitativos, pasando del cuánto (hacer más) al cómo (hacer diferente).

La Asociación Internacional de Psicología Aplicada al Fútbol (AIPAF, Registro Nacional de Asociaciones Grupo 1º, Sección 1ª Número Nacional 605634) y la Universidad de Deusto organizan este III Congreso Internacional con el objetivo de mejorar las prácticas profesionales de todos aquellos que participamos en el desarrollo de jugadores y en la optimización de su rendimiento.

El III Congreso CIPAF pretende reflexionar sobre qué hacemos y cómo lo hacemos en cuestiones como:

  • El crecimiento personal y deportivo como dos facetas indivisibles de un mismo proceso de desarrollo.
  • La verdadera conexión entrenador-jugador, la forma de aproximarse ayuda a comprender cada circunstancia, siendo el liderazgo la variable más determinante para el valor y la salud de un equipo.
  • Si yo como entrenador no puedo conectar con lo que me pasa será muy difícil que entienda qué le está pasando a otro.
  • Competir implica trabajar el aspecto mental, técnico-táctico y físico y que todos estos factores están conectados e interactuando, unos con otros, la mayoría del tiempo.
  • Los psicólogos somos parte de todos estos procesos ¿Cómo nos estamos construyendo como profesionales para afrontarlos?

ENVÍO DE COMUNICACIONES

Las personas interesadas pueden enviar el resumen de sus comunicaciones (mínimo de 300 y máximo de 500 palabras) antes del 30 de diciembre de 2015 por correo electrónico a la siguiente dirección: presidenta@aipaf.com

Con el resumen deberá incluirse la siguiente información:

  • Título de la comunicación
  • Nombre y apellidos del autor/autores
  • Dirección profesional y/o personal
  • Teléfono de contacto
  • Dirección de correo electrónico
  • Breve nota biográfica (máximo 150 palabras).

La aceptación de comunicaciones será notificada el día 15 de marzo del 2016

Para más información:
presidenta@aipaf.com

Comité organizador:
María Ruiz de Oña, Unai Melgosa, AIPAF y Universidad de Deusto

Comité Científico:
María Ruiz de Oña. AIPAF y Universidad de Deusto
Unai Melgosa. AIPAF
David Llopis. AIPAF y Levante U.D.
Dr. Luis Cantarero. AIPAF y Universidad de Zaragoza
Dra. Caterina Gozzoli. AIPAF, Universidad Católica de Milán, A. C. Milán
Christian Luthard AIPAF, Bayer Leverkusen


  • 0

Fechas importantes

20 de febrero Inicio de inscripciones
Hasta el 6 de marzo Fin de plazo tarifa reducida
15 de marzo Fin del plazo para enviar comunicaciones científico-prácticas
25 de marzo Notificación de trabajos aceptados
8 de abril   Asamblea General AIPAF
8 de abril   II Encuentro de Psicólogos del Deporte de Equipos de Fútbol
9 y 10 de abril Jornadas AIPAF

 

 


  • 0

Psicología aplicada al fútbol. Jugar con cabeza.

En este libro colectivo diferentes entrenadores, preparadores físicos y psicólogos presentan reflexiones y experiencias reales de trabajo psicológico realizadas en el fútbol. Se trata de un libro que se aleja de los libros teóricos-académicos y se centra en aplicaciones desarrolladas en contextos reales por y para profesionales del fútbol.

Índice

Presentación.

  • Reflexiones sobre la psicología del deporte aplicada al fútbol (Luis Cantarero).
  • La necesidad de enfoques sociales transdisciplinares y plurimetodológicos en las ciencias de la AAFF. Reflexiones sobre el fútbol (Ricardo Sánchez y Xavier Medina).
  • Trabajar con canteras de clubes profesionales de fútbol (Caterina Gozzoli, Chiara D’Angelo).
  • El trabajo de tutor en el Real Zaragoza SAF o cómo ganar con cabeza (Juan Gallego).
  • La psicología en el CD Oliver de Zaragoza: una ilusionante apuesta de futuro (Lorena Cos).
  • Pasado, presente y futuro de la psicología en el Athlétic de Bilbao (Mª Cruz de Oria).
  • Entrenamiento y evaluación psicológica en el fútbol (Ricardo de la Vega).
  • Integración de objetivos psicológicos en la autoevaluación del futbolista en el proceso de formación (JC Beltrán Agoiz y Diego Allueva).
  • Evaluación de la percepción subjetiva de la fatiga y su relación con la prevención de lesiones en los jugadores profesionales de fútbol sala (Javier Álvarez, Víctor Murillo).
  • Entrenamiento de fútbol desde una perspectiva sistémica: interacciones entre el trabajo condicional, técnico, táctico y psicológico (F. Pérez Bardají).
  • Control del estrés del futbolista a través del entrenamiento psicológico con balón (David Boillos).
  • Planificación, programación y desarrollo del entrenamiento mental y emocional en un equipo de fútbol. El división de honor cadete del Real Zaragoza SAD (Raúl Jardiel).
  • Metodología del entrenamiento de fútbol. Búsqueda del estado en flujo de los futbolistas para la optimización de su preparación holística (David Albericio).
  • Aplicación de un programa de actividades para el aumento de la cohesión y la eficacia percibida en un equipo de fútbol (Diego Cabeza, Néstor Vinués).
  • Prevención y diagnóstico del burnout en el fútbol (Bernardino Sánchez, Alberto Gómez).
  • El papel de la evitación experiencial en el rendimiento deportivo(José Fenoy, Luis Campou).
  • Percepciones y creencias sobre el éxito en futbolistas adolescentes (Pablo Usán).
  • Fútbol, familia y escuela: triangular para ganar ((Jesús Jiménez).
  • La importancia de los estudios en las jóvenes promesas del LEVANTE U. D. (David Llopis)
  • La intervención del psicólogo con los familiares de los jugadores de fútbol base: apoyo en las interacciones padres-entrenadores (Miguel Ángel Ramos).
  • La competición en la formación de los jugadores jóvenes de fútbol: una propuesta de cambio (Carlos Luz).
  • Epílogo: nuevos paisajes que contemplar (Dora Blasco)

 Psicología aplicada al fútbol. Jugar con cabeza.

 


  • 0

En breve el III Congreso Internacional de psicología aplicada al fútbol

Después de la celebración del primer Congreso Internacional de Psicología Aplicada al Fútbol celebrado en Zaragoza (2012) y del segundo celebrado en Gandía (Valencia) en 2013 toca ya la tercera edición.

En breve estaremos en condiciones de anunciar la sede del III Congreso de Psicología Aplicada al Fútbol de AIPAF y las fechas principales


I Jornadas Internacionales AIPAF – 9 y 10 de abril